LOOR DEL IGNORANTE…el que ‘ignora’ con un solo dedo

Siempre me atrajo irremediablemente la sonoridad de la palabra latina incognita y otras de su excelsa familia como ignota, ignotusignorare, hijas todas de la muy helena y hasta indoeuropea raíz, gno-no confundir con geno-llave del conocimiento, la ignorancia y de toda la sabiduría humana.


Aquel “Omne ignotvm pro magnificvs est”…del admirado Tacitvs, fue mi perdición desde pequeño.


Otra palabra fascinante es invisibilis…’lo que no puede ser visto’...en nuestros días-aquí y ahora- no está de moda …y sí su antónimo: visibilis. Vivimos tiempos más que tomasianos en los que hay que ver, palpar, para creer. Hay que ser mega visible para existir, no basta el suponer. Hay que mostrarse extremadamente y ser visto exageradamente para existir. La discreción no se lleva. Ni la elegante moderación. La insinuación ha muerto en aras de la brutal e impúdica exhibición. Y la capa para desaparecer de John Howel-Arxiv- de 150$ es una ruina, no interesa a nadie.


Los que de pequeños soñábamos con hacernos invisibles-nos educaban en la discreción-tenemos que contentarnos con aplicar el término a nosotros mismos y nuestros amigos…todo lo demás generalmente es demasiado y a veces groseramente, visible. Aunque en realidad no exista o sea mentira, tan visible y evidente suele ser… que puede dañar la vista y hacer que necesitemos unas lunettes de glacier para poder soportar tanta brillantez.


Lo sutil no está de moda, mola ser ‘el puto amo’. Ser vulgaris. Mola más el ‘GRANDE, ande o no ande’. El problema, es que a base de repetir hasta la saciedad lo de GRANDE, la palabra se encoge y desgasta de tan sobada. Y entonces ¡Oh sorpresa! ...si resulta que cuando todo el mundo es GRANDE…todo el mundo es también pequeño.


Esto venía al caso del célebre ´botón de ignorar´…un botón milagroso foril …y que todos tenemos al alcance digital de un dedo …un botón decisivo, decía, que te permite en una décima de segundo, neutralizar, banalizar y reducir a insignificante…a cualquiera que nos merezca la consideración de ‘nada’. Hay gente que se cruza en nuestras vidas y no es que no nos acordemos de su rostro a los cinco minutos…sino que ni siquiera el nombre nos dice algo al día siguiente de verles…tal es la nimiedad del nullvm impacto de su existencia en la nuestra.


Tengo que reconocer, algunos lo habrán notado, je,je,je… que soy un entusiasta adicto del ´botón de ignorar´. Lo tengo aplicado a 10 foreros-muy pocos entre tantos miles y tantos años- de este foro. ¿Qué por qué lo tengo aplicado a 10 foreros, a 9 de ellos desde hace casi un año…?. Esa es otra historia, cotillas, que merece un post aparte y por entregas, que hará sin duda las delicias y reir hasta las lágrimas a muchos que ya estáis al tanto…y a otros que les pillará de nuevas……el título ya lo tengo: “Blanca y los 8…”. Pero no adelantemos acontecimientos…que no vivo del foro y tengo obligaciones mucho más perentorias.


Sí, soy un IGNORANTE,con mayúsculas y todas las letras. Tengo que confesarlo. Y estoy orgulloso de serlo.


¡ Qué maravilla levantarse por la mañana muy tempranito con un humeante café en una mano…y con la otra… ir a la Lista de Ignorados y con solo un dedo….¡Clic!, ya está ignotvs…ya no está. Ya no es. El tan visible, brillante y cegador ente, ahora deviene en ectoplasma, una pobre apariencia…vagando extraviado por el Éter Supralunar. El molesto ruido desaparece, se desvanece. La armonía reaparece. Y ahora, que diga Erwin Schrödinger lo que le parezca.


¡Qué felicidad instantánea y perdurable puede procurar a un hombre cabal, el gesto de un solo dedo …! ¡Ohhh botón de cliquear, cuántos y sublimes momentos me has regalado en horas y horas de ignorar y no perder el tiempo!



Utinfra
et animvs iocandi, podéis ver la statva erecta ad Clicator Maximvs Impvdicvs maiorem gloriam…en la que se puede apreciar fácilmente cómo muestra con orgullo, el sssstupendo dedo de clicar la Lista de Ignorados del Forvm Magnvm Romanorvm.



SCRIPTVM EST